Mariscal Store es un reflejo de la trayectoria artística multidisciplinar, anárquica, prolífica, siempre fresca, consistente, sólida del artista y da un paso más en el camino que inicia con el lanzamiento de Mariscal Portraits.

Una galería virtual que abre una vía al arte digital para acercar la obra del artista a todos los públicos: Prints sobre papel arte y firmados por Mariscal, tintas pigmentadas sobre papel de algodón 100% que le dan a la impresión un acabado perfecto y una calidad cromática extraordinaria.

Están también presentes sus trabajos más personales como Los Garriris, esos outsiders que viven sus aventuras en sus célebres comics y libros, pero también en otros soportes como la ilustración o el merchandising. Sin olvidar, objetos que ya son piezas de museo como el taburete Dúplex del que Mariscal apostilla: “Es un objeto que se ha metido en una pelea o que se ha emborrachado”, pero también un perro llamado Julián “que aguanta puertas y conversaciones” hasta sus alfombras y telas, contadoras de historias que alegran nuestro mundo particular.

Si el visitante, además de contemplar y comprar, quiere adentrarse en el universo de Mariscal, espiar su pulsión creativa y saciar su curiosidad, debe pasarse también por
Historias.

A cerca de Mariscal

Un gran animal, una especie en extinción, un homo Sapiens naïf, de mirada ávida e infinitamente curiosa, ingenua; gamberro, voraz, incorrecto, un genio en su lámpara. Siempre el punto en la i, buscando romper los límites de lo establecido con su mundo fresco, espontáneo, de trazos primitivos, divertido, mordaz, poético e ingenioso.

Si toda la obra de Mariscal se expusiera en un solo libro, sin letra alguna, podríamos “leer” su particular visión del mundo inmersos como espectadores privilegiados de una película animada, porque cada una de sus creaciones adquieren la magia de convertirse en personajes. Danzar con su particular troupe de garriris, Chico y Rita, Cobi, la Albufera, Barcelona, El Señor Mundo, al compás de una banda sonora colorista, vibrante, alegre, que irradia luz y calor y modela una verdad universal con la que todos, de una u otra manera, nos sentimos identificados. Si Mariscal consigue con su cosmos de objetos y dibujos construir un mundo mejor ya es feliz.

La verdadera dimensión de la obra de Mariscal es reconocida a nivel mundial.